¿Cómo manejar discusiones sanas con mi equipo de trabajo?

Los trabajos son espacios de construcción en conjunto en donde muchas personas participan desde lo que individualmente saben hacer, pese a que se marcan pautas y objetivos de trabajo, es común que durante el proceso se presenten situaciones tensas que requieran de tu intervención y por qué no, de llamados de atención para poder retornar al camino que se había trazado desde el principio.

Para lograr que este tipo de discusiones lleguen a un punto que favorezca al proyecto e incentive al colaborador, es importante tener en cuenta algunos puntos, pues al hacerlo vas a poder mantener la sana convivencia al interior de tu equipo de trabajo. Así que lee la información que te traemos a continuación, y de seguro vas a empezar a tener discusiones y retroalimentaciones más saludables con los colaboradores de tu organización.

 

7 consejos para tener discusiones sanas con tu equipo de trabajo.

Si tu propósito es convertir a tu equipo de trabajo en uno altamente motivado, tu principal tarea será aprender a gestionar discusiones internas que puedan derivarse de errores que cometen tus colaboradores durante el proceso de construcción de un proyecto.

  1. No creas tener la razón.

Cuando haces un llamado de atención creyendo firmemente que tienes la razón, la discusión va a tornarse un poco autoritaria, pues no vas a darle la oportunidad al otro de dar su punto de vista, y si se lo permites, estarás cegado por tu ego, que te impide asumir una actitud conciliadora en determinada situación.

  1. No culpes a alguien en específico, busca la causa del error.

No te concentres en hacer entender al otro que tuvo la culpa, él asumirá su error así no se lo pidas. En lo que debes enfocar la discusión es en entender por qué se cometió el error o por qué se originó determinada situación, de esta manera vas a tener mayor posibilidad de encontrar soluciones rápidamente.

  1. Trata de entender tus emociones antes de la reunión.

Si estás enojado, triste, decepcionado o preocupado, es importante que lo reconozcas, pues la forma en la que te sientes es la forma en la que te vas a mostrar ante el o los otros. Una vez identifiques cómo te sientes, vas a poder gestionar mejor tus emociones y hablar con los demás de una forma más neutral y pensando siempre en el bienestar común.

  1. Reúnete frente a frente.

Hay temas que deben tratarse personalmente, las discusiones en las que se van a dar recomendaciones o llegar a acuerdos no deben darse por medios digitales, pues tienden a perder relevancia y pueden no tener el impacto que esperas tener. Así que tómate el tiempo de ver al otro, te aseguramos que esto será mucho más beneficioso para los resultados que esperan alcanzar.

  1. Ponte en los zapatos del otro.

La empatía es crucial en cualquier discusión, escuchar las razones del otro, comprender su situación y saber los motivos por los que actúo de determinada manera, va a permitirse tomar decisiones más asertivas y no desde el impulso o la emoción del momento.

  1. Busquen juntos soluciones.

El objetivo de la reunión debe ser encontrar soluciones al error, recuperar el rumbo del proyecto e impedir que los resultados esperados se vean perjudicados. Así que utiliza herramientas como lluvias de ideas o flujos de trabajo en donde puedan modificar un poco el camino que habían trazado sin perjudicar la meta a la que quieren llegar.

  1. Pasa la página.

No te quedes en la discusión, en los motivos y en los errores. Enfoca ahora tu energía en salir adelante con el plan que han reestructurado y procura sacar adelante el proyecto en el que vienen trabajando. Quedarte en el error significa mayor retroceso, y sabes de sobra que eso no es lo que quieres tener.

No es un secreto que estar a cargo de un grupo de personas no es para nada fácil, sin embargo, puedes ser mucho más difícil si en lugar de asumir una actitud de líder, asumes una actitud de jefe, en donde no das espacio a la retroalimentación y a entender la posición del otro, esto puede ser algo realmente agotador para ti y desmotivador para tus colaboradores.

No olvides que además de ser parte de tu equipo de trabajo, esas personas son seres humanos con vidas privadas, con problemas y situaciones tensas que quizás muchas veces no saben manejar. Tu misión es tratar de brindarle bienestar en todas las esferas de su vida para que tengan un mejor rendimiento en sus puestos de trabajo.

¿Esto cómo se logra? Una opción es por medio de psicoterapia, una herramienta que les va a permitir conectarse con sus emociones, reconocerlas y gestionarlas con el fin de mantener en equilibrio su vida. Para ello, en Enterapia contamos con profesionales que pueden ayudarte a construir equipos de trabajo sanos, que trabajen felices y que tengan la capacidad de gestionar sus problemas personales y laborales.

 

Haz clic aquí y conoce más sobre Enterapia para empresas

 

(Visitado 8 veces, 8 visitado hoy)

¿Eres psicólogo/a?

Suscríbete para trabajar con nosotros

0 Comentarios

Deja tu comentario:

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Si quieres que te contactemos para ampliar la información acerca de los servicios o recibir ayuda con alguno de los procesos por favor diligencia el siguiente formulario
Si quieres que te contactemos para ampliar la información
acerca de los servicios o recibir ayuda con alguno de los
procesos por favor diligencia el siguiente formulario



Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.