empresas

Peligros de llevar problemas de una empresa a tu hogar

enterapia - septiembre 14, 2022

problemas de una empresa
Una jornada laboral comienza generalmente entre las 7 y las 8 de la mañana y dura, en algunos casos, 8 horas. Es decir que de 5 a 6 de la tarde estás saliendo de tu oficina, sin contar las veces que el horario se extiende un poco más, dependiendo de la cantidad de trabajo que tengas por hacer. En el transcurso de estas horas pasan cientos de cosas: reuniones, visitas de clientes, llamadas, malentendidos con el jefe, discusiones con compañeros o simplemente un proyecto que estaba marchando se salió de control y debes buscar una solución, generando un estrés máximo que altera tus nervios durante unas horas. Es normal que al presentarse algo a última hora pienses que lo mejor que puedes hacer es llevarte el trabajo a tu casa, pues crees que este pequeño acto no tendrá grandes implicaciones, ya que piensas que no te vas a demorar mucho en su ejecución. Pero es ahí donde puedes empezar a tener diferentes problemas con las personas que convives, ya sea tu pareja e hijos o con tus padres. No te lleves el trabajo a la casa Llega el momento de salir de la oficina, entras a casa, prendes tu computador del trabajo para continuar en tu jornada laboral. Cuando acostumbras a hacer esto comienzas a sufrir de agotamiento, pues el estrés y el cansancio se vuelven cada vez más intensos, comienzas a cometer errores impidiendo que el trabajo que estás realizando quede de buena calidad en comparación de cómo puede quedar si estás descansado. Por otro lado, vas a comenzar a despertar sentimientos no muy buenos en las personas que viven contigo, pues es muy posible que sientan que no son lo suficientemente importantes para ti porque no tienes tiempo para ellos, para contarles sobre tu día y escucharles las novedades del día de ellos. Para evitar estas situaciones es importante que comiences a generar un equilibrio entre tus compromisos laborales y tu tiempo libre, ya que como todo adulto responsable, tienes diferentes cosas por cumplir que necesitan de tu dedicación y de un lugar adecuado para abordarlas. Si en tu trabajo hay una temporada alta de carga laboral lo recomendable es que te quedes más tiempo en la oficina hasta que lo logres terminar, pues al llevarte el trabajo a casa estás haciendo que este maneje tu tiempo y que te impida compartir tiempo presente y de calidad con quienes más amas. Ser responsable con tus compromisos laborales habla muy bien de ti ¿pero a qué costo? Para que a largo plazo esto no se convierta en un problema, demuestra que eres un profesional organizado, acude a una planeación estratégica donde tengas en cuenta tus objetivos y para ello:
  • Realiza una lista de tus pendientes del día.
  • Haz las tareas más difíciles en la mañana.
  • Si te es posible adelanta trabajo.
  • Programa con tiempo reuniones y otras cosas que tengas por hacer.
Teniendo en cuenta los puntos anteriores, llegarás a casa a descansar, ver a tus hijos, abrazar a tu pareja, tener una charla agradable, cenar juntos, leer, darte una ducha y después tener un descanso pleno. Si lo analizas bien, no hay salario que compense ese tiempo para ti y tu familia. Como lo mencionamos anteriormente, en la oficina se generan una mezcla de emociones que causan estrés, y sin necesidad te llevas estás emociones a pasear por fuera del trabajo y las puedes descargar en casa con las personas que quieres. Es momento de pensar si vale la pena sacrificar el bienestar y la armonía de tu familia solo por cumplir con unos pendientes que quizás, si te organizas un poco más, pueden ser resueltos dentro de tu jornada laboral.

5 consejos para evitar llevar los problemas de casa al trabajo.

1. Busca equilibrio entre la vida personal y laboral: muchas veces las actividades laborales ocupan tu tiempo libre, por esta razón es importante tener un equilibrio entre ambas, porque más allá de tu trabajo hay una familia que te espera en casa para disfrutar y compartir. 2. Analiza tus prioridades: todos tenemos prioridades, aunque muchas veces las perdemos de vista, piensa si tus responsabilidades laborales de verdad te devengan tanto tiempo para que estés fuera de casa durante más horas de las establecidas, evalúa qué puedes posponer en el trabajo para no restarle tiempo a tu familia. 3. Organiza tu tiempo libre: es claro que tu agenda laboral la cumples como se debe ¿pero tienes una para tu tiempo libre? Realiza planes para hacer en tu espacio de ocio, ya sea para estar contigo mismo o con las personas que te importan. 4. Saca tiempo para ejercitarte: hacer un poco de ejercicio antes de llegar al trabajo hará que tengas un inicio de día más activo y optimista. Pruébalo y comienza a notar la diferencia. 5. Deja los problemas en la oficina: saca unos pocos minutos para contarle a tu pareja las cosas buenas y malas que pasaron en el trabajo, una vez te desahogues, inmediatamente cambia de tema y deja tu trabajo a un lado. Como tú, muchas otras personas se sienten identificadas con esta situación porque en ocasiones resulta difícil separar lo laboral con lo personal. Sin embargo, es un propósito que puedes incorporar a tu vida, todo dependerá de qué tan disciplinado y ordenado seas con tu tiempo de trabajo. Por ello, si te da mucha dificultad hacerlo, es momento de buscar ayuda y no dejarte absorber por esta situación, si consideras que los problemas laborales te afectan más de lo normal acude a una asesoría con uno de los psicoterapeutas que encuentras Enterapia para comenzar tu tratamiento y ayudarte a equilibrar esta situación, porque el trabajo está en la oficina y la vida personal fuera de ella.

Haz clic aquí para agendar tu cita

Deja tu comentario:

0