bienestar

¿Qué son las conductas disruptivas?

enterapia - julio 26, 2022

conductas disruptivas
El concepto de conductas disruptivas se ha entendido a lo largo de los años como las actuaciones o comportamientos considerados como antisociales (Te invitamos a leer: Antisocial y asocial: ¿Qué son y en qué se diferencian?), ya que no tienen nada que ver con las pautas de conductas y valores aceptados y promovidos dentro de la sociedad en la que te encuentras. Las conductas que el individuo lleva a cabo se perciben como una amenaza para la armonía, la paz y la vida de los demás, llegando a considerarse como un riesgo para quienes lo rodean y para su integridad. Con frecuencia, los comportamientos que se manifiestan con estas conductas disruptivas están enfocados al desorden y la intervención en actividades sociales de valor para otro grupo de personas. De forma general, existen algunos aspectos que debes tener en cuenta sobre las conductas disruptivas y que te ayudarán a entender mejor su impacto dentro de la sociedad:
  • Puede presentarse a cualquier edad debido a algún impacto o trauma que provoca alteraciones en su comportamiento.
  • Estas alteraciones pueden clasificarse como un trastorno disruptivo del control de los impulsos y de la conducta.
  • El grupo de trastornos del comportamiento característicos de niños y adolescente son definidos por la presencia de conductas disruptivas continuas. Estas conductas incluyen todo tipo de comportamientos hostiles y desafiantes de ciertos menores hacia cualquier tipo de figura de autoridad.
Una conducta disruptiva puede ser la antesala para la aparición de otros tipos de desórdenes mentales de mayor impacto, como, por ejemplo:
  • Trastorno negativista desafiante, especialmente frente a figuras que puedan representar autoridad o que impongan orden.
  •  Trastorno de conducta.
  • Trastorno de personalidad antisocial.
  • Piromanía.
  • Cleptomanía.
Dicho lo anterior, y para evitar posibles complicaciones en el tiempo, es importante tener un mayor conocimiento sobre esta situación, de tal manera que se permita una intervención oportuna por parte de especialistas, permitiendo así que se pueda realizar un tratamiento pertinente según sea el caso.

Síntomas de la conducta disruptiva.

Hay algo que debes tener en cuenta y es que los síntomas que te mencionaremos a continuación están ligados al cuadro clínico de cada persona, es decir, que en todos los casos podría presentarse de manera diferente. En este orden de ideas, también es importante que sepas que lo que te mencionaremos, son los síntomas de alarma más comunes, así que es muy posible que se presenten en la mayoría de los casos. Los síntomas que hacen parte de la conducta disruptiva, los podemos categorizar en tres grupos diferentes: síntomas conductuales, síntomas cognitivos, síntomas psicosociales. Vamos a verlos uno por uno:

Grupo 1 - Síntomas conductuales.

A este grupo pertenecen los siguientes comportamientos o signos de alarma:
  • Aislamiento social.
  • Acoso hacia otras personas.
  • Tendencia a las conductas negativas.
  • Conductas de robo o hurto.
  • Destrucción o daños intencionales a la propiedad ajena, pública o privada.
  • Tendencia a culpabilizar a los demás.
  • Desafiar activamente la autoridad.
  • Negativa a cumplir normas o reglas.
  • Muestras de crueldad con animales.
  • Tendencia a jugar con fuego.
Evidentemente estos síntomas se relacionan con la forma en la que el individuo se relaciona con la sociedad, el valor que da a la vida del otro y las constantes ganas de ponerse en riesgo y arriesgar a quienes lo rodean.

Grupo 2 - Síntomas cognitivos.

En los síntomas cognitivos, las características principales, son:
  • Problemas de concentración.
  • Sentimientos frecuentes de frustración.
  • Deterioro de la memoria.
  • Incapacidad o problemas para reflexionar antes de hablar.
  • Dificultades para resolver problemas.
A diferencia del grupo anterior en el que se muestra una habilidad para ponerse en riesgo y para hacer daño a quienes hay cerca, en esta categoría se evidencia una dificultad para plantear y promover ideas, para manejar emociones y para afrontar situaciones adversas.

Grupo 3 - Síntomas psicosociales.

Estos son los aspectos más relacionales de este comportamiento antisocial:
  • Falta de empatía.
  • Escasez de remordimiento.
  • Sentimiento de grandiosidad.
  • Negatividad persistente.
  • Irritabilidad constante y persistente.
  • Baja autoestima.
Al no tener motivos para cuidar y preservar la vida de los demás ni la propia, es mucho más sencillo ejecutar acciones y planes en los que no se midan las consecuencias y el impacto que pueden llegar a tener. Por este motivo, al notar que alguno de los síntomas anteriores se empieza a incorporar a tu cotidianidad o a la de alguien cercano a ti, es importante que busques ayuda, de no hacerlo podrías abrirle la puerta a una enfermedad más grave que afecte severamente tu equilibrio mental. Nuestra recomendación es que busques ayuda por medio de la psicoterapia, de esta manera podrás ponerte a salvo o poner a salvo a quien lo necesite. Para iniciar un tratamiento psicológico, solo debes hacer clic en el siguiente enlace, allí terminaremos de resolver las dudas que te puedan surgir.

Conoce más sobre psicoterapia en línea

Deja tu comentario:

0