bienestar

¿Qué significa tener personalidad asocial?

enterapia - julio 14, 2021

qué es ser asocial

Tal como lo dijera Aristóteles “el hombre es un ser social por naturaleza”, es decir que los seres humanos ya nacemos con el instinto social, el cual se va desarrollando a medida que creces, debido a que necesitas del contacto con otros para sobrevivir. Sin embargo, hay excepciones, pues existen individuos con un rasgo de personalidad asocial que no se sienten cómodos con la interacción social.

Este tipo de conducta ha sido catalogada en psicología como personalidad asocial, que muchas veces es confundida con el concepto de personalidad antisocial. En el presente artículo explicaremos de manera sencilla estos conceptos y las características de la persona asocial.

 

¿Qué significa personalidad asocial?

Probablemente en algunas ocasiones has confundido el término asocial con el término antisocial, sin embargo, a pesar de que ambos tienen como base de estudios el comportamiento social de una persona, las diferencias entre ambas son realmente notorias.

Una persona asocial es aquella que no tiene la capacidad de integrarse socialmente y rechaza las normas establecidas por la sociedad. Ahora bien, en el campo de las ciencias sociales, este concepto es mucho más complejo, ya que conforma un conjunto de actitudes y comportamientos que el individuo elige conscientemente y que usualmente van en contra de lo que el resto quiere o piensa. 

Las personas con este tipo de actitudes, pueden llegar a relacionarse bien con familiares y pequeños grupos de amigos, pero eligen no hacerlo. En algunas ocasiones se ha calificado este comportamiento como una enfermedad o trastorno, pero los expertos prefieren tomarlo como un rasgo de la personalidad.

Rasgos de la personalidad asocial

Para entender la naturaleza de un ser asocial, es necesario revisar una serie de rasgos que lo caracterizan.

  • Suelen ser personas introvertidas que disfrutan de la soledad.

  • Son reservadas y evitan brindar mucha información de sí mismos.

  • Suelen ser muy independientes y autosuficientes.

  • No les interesa interactuar más allá de su círculo familiar o grupo de amigos cercanos.

  • Poseen habilidades sociales para interrelacionarse, pero eligen no hacerlo.

  • No se sienten cómodos con aglomeraciones de personas, por lo que siempre tratan de evitarlas.

  • Al compartir con personas cercanas a su círculo familiar o de amigos lo hacen por muy poco tiempo.

  • Disfrutan de la soledad y de ambientes tranquilos y relajados.

  • Son muy creativos.

¿Te sientes identificado con alguno de los comportamientos anteriores?

 

Asocial y antisocial ¿Es lo mismo?

Son términos que aún al día de hoy suelen confundirse, sin embargo, la diferencia entre ambas es abismal. El término antisocial está catalogado como un trastorno de la personalidad, de acuerdo con el Manual Diagnóstico y Estadístico de los trastornos mentales DSM-IV.

Las personas con esta patología, tienen ciertos comportamientos que muestran su desprecio hacia la sociedad y los derechos de sus semejantes, es decir, son propensos a saltarse las normas sociales incluso en detrimento del resto de las personas.

Adicional a lo anterior, no sienten respeto ni empatía hacia los demás y muestran conductas delictivas en muchos casos. Por otra parte el ser antisocial suele ser egocéntrico y tiene una autoestima distorsionada, además deshumaniza y es en ocasiones megalómano.

En el caso de las personas asociales, están consideradas como seres sin interés en compartir sus intereses y emociones con personas que no pertenezcan a su círculo íntimo. Disfrutan de la soledad, pero sienten empatía por sus semejantes.

Estos respetan las normas sociales, aún cuando en ocasiones no las comparten, sobre todo cuando sienten que existe injusticias, por lo que, eventualmente se animan a trabajar para poder cambiar algunas cosas.
Algunos estudios señalan que existen algunos factores de riesgos que pueden provocar este tipo de conducta asocial en una persona. Algunos pueden ser:

  • la sensación de abandono

  • la convivencia con personas

  • ambientes violentos

  • ausencia de relaciones sociales efectivas durante la infancia

En ambos casos, la ayuda de un psicoterapeuta es fundamental, pues el desarrollo social es vital para tu crecimiento como persona, y una mala práctica de las relaciones con otros, puede causar graves consecuencias en tu vida.

 

Agenda una cita con un psicólogo de Enterapia ahora
y empieza a mejorar la forma en la que te relacionas con otros

 

Deja tu comentario:

0