7 Consejos para mantener una amistad sana y duradera

Qué difícil es contar con amigos que duren en el tiempo y con los que puedas pasar por todas las etapas de la vida. Sabes de sobra que existen diferentes tipos de amigos, algunos están contigo desde que eras un pequeña, otros llegaron cuando pasaste por la adolescencia, otros surgieron en medio de los largos trabajos de universidad, algunos te cautivaron en medio de las jornadas laborales y otros simplemente son un regalo que la vida te ha dado.

El tiempo no define ni definirá la calidad de una amistad, pues existen personas que al conocerlas, logran transmitirte la paz y la tranquilidad suficientes para contarles sobre tu vida, tus metas y tus problemas. Mantener una amistad en el tiempo, es quizás una de las tareas más difíciles de realizar, pues los compromisos que van surgiendo a medida que creces, van haciendo que estos momentos de risas y experiencias vayan escaseando.

Una amistad duradera y sana, solo es posible cuando logras tener un equilibrio en la misma, porque es cierto que, una amistad también es una relación que se construye con el tiempo. Por eso, es importante que tengas en cuenta los siguientes consejos si quieres que esos amigos que tienes hoy, te acompañen en todas las etapas que vas a experimentar en el futuro:

  1. Aprende a escuchar.

El principio básico de cualquier amistad es aprender a escuchar, no importa las veces que se repita la misma información o queja, no importa cuántas veces te pidan el mismo consejo. Mantente de pie, esperando el momento en que tu amigo necesite desahogarse contigo y hacerte parte de una situación que siente, se ha salido de tu control.

También es importante que tengas un factor clave: la confidencialidad. Lo que tu amigo te ha confiado a ti, debe mantenerse en secreto, siempre y cuando esta información no lo ponga en riesgo o vaya a afectar su vida y su seguridad.  

  1. Acepta a tu amigo como es.

Por nada intentes cambiar su forma de ser, su esencia. Vas a estar presente en muchos procesos de su vida, tu misión es acompañarlo, no intentar que se parezca a ti o que haga las cosas como tú las haría. Los dos son personas diferentes que pueden complementarse y apoyarse.

  1. Dedícales tiempo.

Verte con tus amigos es una recarga para tu alma, las risas, la complicidad y la cantidad de experiencias que van a compartir mientras estén juntos, se convertirán en recuerdos que los acompañarán durante toda su vida. Este tiempo también aplica cuando necesitan de ti, cuando pasan por un mal momento y buscan tu compañía para obtener un poco de tranquilidad.

  1. Sé honesto.

Si algo que sientes se está saliendo de control y es un comportamiento, una relación o una actitud que puede ocasionarle grandes problemas, ¡díselo!. Un amigo leal no es el que dice sólo lo que quiere escuchar, sino también, aquel que tiene conversaciones incómodas en donde hace que te replantees muchas cosas que creíste correctas.

  1. Da tu opinión de forma respetuosa.

Cuando alguien pide tu opinión, no significa que hará las cosas como se las dijiste. Por eso, antes decir lo que piensas, quítate de la cabeza que las cosas se harán como tú quieres hacerlas. No hieras con tus palabras, no menosprecies, sé empático y trata de dar tu opinión de tal manera, que el otro sienta que es verdaderamente un consejo y no un regaño.

  1. No te compares.

Cuando en una amistad se dan las comparaciones o las competencias, es importante reevaluarse si es el lugar correcto para construir una relación de este tipo. Entre amigos están para respaldarse, apoyarse y señalar sus virtudes, no para comparar quién es mejor o quién tiene más. Si caes en este juego, déjanos decirte que la única salida es el olvido.

  1. Sé incondicional.

En las buenas y en las malas y estés o no de acuerdo, tu amigo siempre deberá ocupar un lugar privilegiado en tu vida. No te olvides, que muchas veces cuando los demás se van, los únicos que permanecen a tu lado son tus amigos, pero esto dependerá únicamente de cuánto amor se hayan demostrado en el proceso.

Nunca olvides que a pesar de que hagas parte de la vida de tu amigo, a pesar de tus consejos y a pesar del tiempo que lo conozcas, su vida le pertenece, por eso, por más que quieras que todo le salga a la perfección, que no se equivoque y que nada le haga daño, él o ella siempre tendrán la última palabra para decidir, tu misión será siempre estar ahí, siendo un respaldo que en lugar de decir “te lo dije”, puedas tener la capacidad de decir “estoy contigo, lloremos juntos”.

Ten siempre presente que si no tienes la capacidad de construir relaciones a largo plazo y es algo que a pesar de que lo intentas, no puedes lograr, puedes pedir ayuda para comprender qué es lo que sucede en tu interior, que te impide crear esos lazos que perduren en el tiempo.

Una forma de hacerlo asertivamente es por medio de una terapia psicológica, en donde podrás comprender la raíz del problema y donde el psicoterapeuta te brindará las herramientas que requieres para que la solución que hallen en el proceso, se mantenga y te acompañe siempre.

 

Agenda tu cita ahora con un psicoterapeuta

y construye lazos de amistad sanos y duraderos

 

(Visitado 16 veces, 16 visitado hoy)

¿Eres psicólogo/a?

Suscríbete para trabajar con nosotros

0 Comentarios

Deja tu comentario:

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Obtén un 40% off en tu primera sesión

Si quieres que te contactemos para ampliar la información acerca de los servicios o recibir ayuda con alguno de los procesos por favor diligencia el siguiente formulario
Si quieres que te contactemos para ampliar la información
acerca de los servicios o recibir ayuda con alguno de los
procesos por favor diligencia el siguiente formulario



Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus leo.