bienestar

¿Cómo aprovechar las enseñanzas de la vida?

enterapia - octubre 26, 2022

enseñanzas de la vida
De seguro muchas personas a lo largo de tu vida te han dicho que las cosas que te han sucedido tienen alguna razón y que los aprendizajes que te han quedado después de una mala experiencia te ayudarán en el futuro, pero ¿es esto realmente cierto? Y de serlo, ¿cómo puedes aprovechar esas enseñanzas? Si con algo estamos de acuerdo es con que efectivamente la vida, las caídas y los triunfos te dejan muchas enseñanzas y aprendizajes que te ayudarán a forjar tu carácter y a saber cómo puedes hacer las cosas de una mejor manera la próxima vez, sin embargo, nadie te ha dado una guía de cómo se pueden aprovechar esas lecciones que, seguramente, te causaron en su momento un poco de malestar y desequilibrio.

¿Qué son las enseñanzas de la vida?

Solemos calificar como enseñanza únicamente a las cosas positivas que te quedan después de una experiencia o al aprendizaje que obtienes luego de hacer un trabajo para tu empresa o para la universidad, sin embargo, las grandes lecciones de vida las encuentras en la adversidad, cuando se pone a prueba tu capacidad de resolver situaciones difíciles. Lo anterior no quiere decir que de lo bueno que sucede no puedas aprender, lo que pasa es que es muy fácil aprender algo cuando el camino ha sido sencillo y no te ha exigido de más. Lo realmente difícil es aprender algo que te ha hecho replantearte muchos aspectos de tu vida, y de cierto modo, te ha puesto a prueba contigo mismo. Ahora, para responder a esa pregunta inicial, las enseñanzas de la vida son los aprendizajes que vas adquiriendo con el pasar del tiempo y que te ayudan a tomar decisiones mucho más asertivas, a tener paciencia y a pensar con mayor premeditación cada paso que vas a dar.

5 maneras de aprovechar las enseñanzas de la vida.

En este punto haremos todo lo posible por enseñarte la forma ideal de aprovechar las enseñanzas de la vida, no olvides que el primer paso es reconocer que existe una enseñanza, que aprendiste algo nuevo en medio de determinada situación y para eso requieres de un gran trabajo de interiorización. Ahora sí, comencemos:
  1. Sé más consciente de tu actitud frente a la vida.¿Eres de los que siempre ve el vaso medio lleno medio vacío? Trata de analizar con mayor precisión cuál es tu manera de ver la vida, si eres una persona que actúa con soberbia o si, por el contrario, recibes con humildad y atención cada cosa que te sucede.Este pequeño detalle es el que hará grandes diferencias, así que tu primera misión será mirarte con honestidad y comprender si eres alguien positivo que ve oportunidades en la adversidad, o si, por el contrario, eres una persona que nunca se siente completamente satisfecha.
  2.  Aprende de tus aciertos y de tus errores.Los aciertos se celebran y suelen repetirse, es normal que, si hoy te va bien en algo, mañana quieras replicarlo hasta perfeccionar el método. Sin embargo, tu gran misión será analizar los errores y tratar de comprender por qué te sucedió lo que te sucedió.En tu capacidad de asumir tus errores, y posteriormente, de definir por qué te equivocaste o qué fue lo que falló, reside el éxito o la capacidad de aprender de cada cosa que te sucede. Así que no veas los errores como algo que te defraude, míralos como oportunidades para explorar nuevos métodos y caminos, como posibilidades que hasta ahora estuvieran ocultas y hoy pueden salir a la luz.
  3. Las caídas son oportunidades.Cuando te caes solo existen dos soluciones: o te paras y continuas o te quedas en el suelo y lloras eternamente por lo que acaba de suceder. Este simple ejercicio tiene grandes repercusiones en tu vida, así que no te lamentes por lo que no fue, o por lo que no fue como tú querías. Abre tus ojos y empieza a buscar nuevas soluciones, de seguro hay una mejor respuesta esperando por ti.
  4.  Sal de tu zona de confort.Nada sucede por error o porque sí, la vida es sabia y quiere que aprendas, muchas veces ese aprendizaje cuesta mucho, pero deja grandes lecciones que podrás aplicar a otros momentos de tu vida.
Asume nuevos retos, enfrenta tus miedos y da un paso fuera de tu zona de confort, no tengas miedo a equivocarte, porque todas las equivocaciones que puedas adquirir son lecciones de vida que te irán llevando a tomar mejores decisiones. Estamos convencidos de que, una vez aproveches las lecciones que la vida te da vas a empezar a vivir un poco más ligero. Ten siempre presente que escuchar es la clave y ser receptivo es el único método para avanzar en la dirección que quieres ir. Así que no pienses que las cosas que te suceden son un azar del destino, piensa en lo que debes aprender de ello y:
  • Permítete escuchar y comprender el mensaje que la vida te quiere dar.
  • Déjate guiar, a veces las cosas no suceden de la manera que tú tienes en mente y eso está bien.
  • No tengas miedo a explorar nuevos caminos.
  • receptivo con la información y con las señales que la vida quiere brindarte.
  • Deja atrás el ego y reconoce que te equivocaste.
Ahora que sabes todo lo anterior, de seguro estarás mucho más atento a lo que la vida te tiene por decir, cree en tu instinto firmemente, sin embargo, déjate sorprender porque muchas veces ya está planeado para ti, y que seguramente, ayudará a que crezcas y seas una mejor versión.

Deja tu comentario:

0